Quiero ser un patriota como tu

Hoy, en un alarde de sinceridad, voy a abrirme contigo. Nunca he sido un patriota, no al menos con la idea de patriotismo que tengo en mi cabeza. No me malinterpretes. No es por el hecho de ser catalán. Simplemente no tengo ese amor patrio, ese sentimiento de pertenencia incondicional (y de llámalo orgullo, llámalo amor), hacia una bandera. Tenga dos franjas rojas, o cuatro, la verdad. ¿Que si quiero a mi país y a mi comunidad autónoma? ¡Por supuesto! Lo dejé cristalino en el artículo “Soy de esos catalanes”. Pero me temo, que no comparto tu nivel de obsesión. Y por supuesto, si no lo tengo hacia trapos, colores ni escudos, mucho menos lo tendré hacia personas. Ostenten una corona, un cargo o un título. Lo siento, pero no. Pueden empezar las críticas. O no, mejor no. Espera a leer todo el artículo y quizás, cuando acabes, creas que tengo razón. Y tranquilo, en el supuesto de querer insultarme una vez acabado, lo podrás hacer con muchos más motivos. Palabra.

Escribo estas líneas porqué quiero ser un patriota. Uno como tú, que berreas las grandezas de tu patria ante todo aquel que piense diferente. Que discutes, no hablas. Que intentas imponer tu pensamiento, no debatir sobre una realidad.

Marta Torrecilla mintió sobre las heridas sufridas

Quiero ser un patriota como tu, que te acuerdas de tu bandera cuando gana la selección. El fútbol, ¡ai el fútbol!… el opio del pueblo moderno. Si se suprimiera, entonces si que saldría la gente a la calle enfadada de verdad.

Quiero ser un patriota como tu. De esos que miente y manipula para que así, su inclinación política, parezca que tiene más argumentos. Más razones. Está claro que si dices públicamente que te han roto los dedos y agredido sexualmente, será mucho mejor que una mera capsulitis.

Quiero ser un patriota como tu. De los que justifican en todo momento las actuaciones desmesuradas y puntuales de algunos policías. De los que se vanaglorian de haberlas cometido o de los que, bravucones como pocos, alardean de lo que habrían hecho ellos ante enemigos a la patria tan peligrosos como un anciano, o una mujer con los brazos en alto.

Quiero ser patriota como tu, para poder llevar niños a manifestaciones y a concentraciones que se tornan violentas. Para poder salir en una triste fotografía ante la policía, con mi hijo a hombros asustado. Una instantánea perfecta, que dejará para la eternidad lo miserable y mal padre que se puede llegar a ser por defender una idea.

Foto: Quique García EFE

Quiero ser patriota como tu, para manifestarme en Barcelona después de horas y horas en autobús. Por la unidad. Por la solidaridad y por la patria. Quiero ser tan patriota como tu, que cuando hubo un ataque terrorista en la misma ciudad que pisas dos meses atrás, lo miraste desde el televisor.

Quiero ser patriota como tu. De los que saca a relucir su bandera por doquier. De los que solo la cuelga en el balcón “porqué el vecino ha colgado otra que no me gusta y para cojones los míos”.

Quiero ser patriota como tu, que vas a una manifestación donde se cometen actos violentos y los ignoras y no los condenas. Qué más da que rompan coches de policía, o que agredan a personas que se cruzan en su camino con banderas contrarias. La culpa es de los otros. Que no son patriotas como tu y los tuyos.

Forcadell con Otegi

Quiero ser un patriota como tu. De los que critica a la policía un día y al siguiente son sus héroes. De los que, cuando actúan movidos por sus jefes, por meros intereses políticos, y estos encajan con los tuyos, los uniformados son la viva representación del patriotismo. Pero cuando lo hacen cumpliendo sus funciones y estas, son contrarias a tu pensamiento, son escoria.

Quiero ser patriota como tu. Que te crees a tus políticos. Que los sigues, los ovacionas y quedas embelesado ante sus discursos. Que suscribes cada palabra que dicen y te dejas manejar cual manso ganado.

Quiero ser un patriota como tu. Que no condenas a los radicales. Ya sean los descerebrados orangutanes neo nazis que secundan tus movilizaciones, como los peligrosos antisistema con vínculos etarras.

Nazis en la manifestación de Barcelona, frente a la Delegación del Gobierno

Quiero ser un patriota como tu. De los que solo lee la prensa que le interesa y la toma como la verdad más absoluta. De los que piensan, que la prensa contraria a su patriotismo es basura. De los que se dejan llevar por el cuarto poder, sea TV3 o Telecinco.

Quiero ser un patriota como tu. Que se me llene la boca hablando de liberalismo y de democracia. Pero que en las filas de mi partido tenga ex miembros de Fuerza Nueva y otros, que corren a hacerse fotos con un miserable terrorista como Otegui.

En definitiva, quiero ser un patriota de los buenos. Como tu. Me encantaría encontrar ese punto en el que dejo de pensar por mi mismo y me dejo llevar por la masa, por las ideas de la mayoría y pierdo la cordura. Porqué siempre habrá algo más importante y que perdone todo lo que habré hecho mal: la patria.

Guy de Maupassant dijo:

El patriotismo es el huevo de donde nacen las guerras

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*