Rodrigo Lanza, el pobre chico asesino de un “facha”

El asesino Rodrigo Lanza y su víctima Foto: Actuall.com

Este podría ser tranquilamente el resumen que darían muchos a lo acontecido el pasado 13 de diciembre en el zaragozano bar “el Tocadiscos”. Supongo que en estas fechas, ya sabrás de que va la historia, ¿qué no? Tranquilo, yo te lo explico. Ponte cómodo.

Resulta que hace unos años, unos cuantos pulgosos sacaron un “documental” (a todo se le llama documental, “periodista” e “inocente” en esta vida) con el nombre “Ciutat Morta”. Dicho “documental” trataba los hechos acontecidos el 4 de febrero del 2006 en una casa okupa. En ella, como en casi todas las casas de liendres del estilo, se celebraba una fiesta (con las que se financian y molestan a los vecinos). La fiesta acabó en una carga policial y, desde la azotea, los simpáticos peludos que solo hacen actividades en pro de la ciudadanía, tiraron una maceta a uno de los policías actuantes. El resultado fue que este agente quedó en coma y posteriormente tetrapléjico por las heridas causadas.

Tres jóvenes fueron a prisión. Uno de ellos nuestro amigo Rodrigo Lanza. El documental se basaba principalmente en decir que todo había sido un complot policial, que los chicos eran inocentes y que solo los habían detenido por ser sudamericanos. Ojo. ¿A qué no te lo crees? Suena al típico “yo pasaba por ahí” que esgrimen todos los delincuentes cuando los pillan con las manos en la masa, ¿verdad?.

Pues tal documental, promovido por Podemos con Ada Colau a la cabeza, y recibiendo elogios de, entre otros, Gabriel Rufián, miembros de la CUP y Jordi Évole, fue emitido en la Televisión Pública de Cataluña (TV3). En ella, se muestra al condenado Rodrigo Lanza como un ángel. Un ser maravilloso, de alma pura e inocente. Víctima de la policía torturadora de la Ciudad Condal que solo querían ir a la caza de algún inmigrante…

Rodrigo Lanza. Foto: ARA

El tiempo pone a cada uno en su lugar, dicen. El tipo solo cumplió dos años de los 6 de condena. Se trasladó a esconderse a Zaragoza pero, como dicen: la cabra tira al monte. Después de dejar claro en el “documental” que “no quiero justicia, busco venganza”, parece ser que se la cobró a su manera el pasado día 13. Después de un cruce de palabras con un hombre en un bar, el señor Lanza, mató según la autopsia de manera traicionera, por la espalda, al hombre del bar.

Como tipo bien asesorado en su momento por su abogado Jaume Asens (sí, sí, el tercer teniente de alcalde de Barcelona) dijo que el tipo al que mató llevaba una navaja que le intentó clavar y que él solo se defendía. No ha aparecido navaja alguna y los testigos presentes (incluso una amiga del detenido) contradicen sus palabras. La jueza ha decretado prisión provisional para el cobarde angelito.

La víctima, Víctor Láinez, era un militante de la Falange. En ello se han escudado varios sectores para quitar hierro al asunto. A mi me importa de poco a nada que el asesinado sea fascista, comunista o de la cienciología. Yo solo sé que un tipo con antecedentes por casi matar a una persona y que prometió venganza, ha cumplido su palabra.

Espero otro documental, por favor.

2 Comments

  1. Buen artículo aunque hay que concretar que la víctima no era militante de FE.jons, lo fue hace muchos años , ahora era un simple simpatizante y un tío peculiar , tranquilo y conocido por todos en el barrio….sin más.

1 Trackback / Pingback

  1. Rodrigo Lanza, el pobre chico asesino de un “facha”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*