“El Rey Chatarrero”. Más pena que asco

Javier Roche o más comúnmente conocido como Chatarras Palace, es un tipo que empezó a tener un nombre gracias a Internet, ya que, como hobby, organizaba peleas sin reglas en una chatarrería. Vamos, lo que a cualquiera se nos ocurriría para pasar la tarde. Según se encarga de decir con insistente vehemencia, se dedica solo a trabajar (y de manera honrada), en su negocio de compra-venta de chatarra. Además, se dedica al boxeo de manera amateur y a juzgar por como le dejan la cara en cada combate, mejor que siga así.

Este tipo, con una dicción que podríamos denominar como complicada, se empeña en dar discursos con una sintaxis parecida a la de Yoda. A todo el que le oiga hablar, siempre le queda la duda de, si es por la cantidad de golpes recibidos, por el coqueteo con ciertas substancias en su edad moza o, peor aun, no hay porque darle tantas vueltas y es debido a que, la madre naturaleza fue cruel y lo entregó así. Puro y genuino.

Fuente: TimeOut.com

El señor Roche es un amante de los animales. Bien. Gracias a eso, ha conseguido una cantidad de adeptos que, llevados por esa faceta, lo siguen como si de un líder espiritual se tratara. ¿Qué es noble la ayuda a los animales? Por supuesto ¿Qué está genial la labor animalista? Por supuesto otra vez. Pero lo que me sorprende, es como la gente deja de lado todo lo demás y se fijan solo en eso, en su amor por los perros. Para todo ese público, no estaría demás recordarles que Hitler, también era un amante y defensor acérrimo de los animales.

Este señor, ha hecho un programa en Cuatro. Una vez más, la telebasura nos brinda un programa con protagonistas acorde con el género que ofrecen. Una maravilla. Lo que más me ha dejado anonadado, es la cantidad de mensajes, enviados por redes sociales hacía este tipo, el día después de la emisión del programa. Debo decir por otra parte, que el perfil de dichas personas, encaja bastante con los telespectadores que suelen darle share a Mediaset. Tu ya me entiendes.

Vamos a decir algunas cositas sobre este señor… El Chatarrero, curiosamente, ha borrado infinidad de vídeos de sus cuentas de Youtube, Facebook y Twitter. Gracias a dios, algunos todavía navegan por este mar llamado Internet, y podemos deleitarnos con perlas tales como: “Odiamos los abusos, especialmente los de los putos maderos y sobretodo odiamos a los putos mossos”, refiriéndose sin duda al cuerpo policial catalán. Podemos añadir a tal suculento deleite a la vista, su mofa, cuando un policía murió al dispararse su arma o, sus moralinas sin sentido, las cuales, juro que no he acabado de ver por puro hastío.

Modificación de su perfil de Instagram antes y después de la emisión del programa. Izquierda vemos A.C.A.B.

Me he cansado de ver sus comentarios antipolicías, sus múltiples menciones a las siglas A.C.A.B. (All Cops Are Bastards = Todos los policías son cabrones/bastardos) y como, este tipo, intenta hacer creer a cualquiera que vea un vídeo suyo, que todo el dinero lo gana honradamente. He perdido la cuenta de fotos haciendo ostentación de dinero, en hoteles de lujo e, incluso, viajando a Las Vegas para ver el combate de Floyd Mayweather contra Manny Pacquiao… ¿sabes cuánto costaba una entrada en primera fila? Desde 22.441 dólares. Con la chatarra, ¿verdad?

Hay que decir, que este personaje ha estado preso y detenido. Y, se comenta por ahí, como él mismo dice y niega en el vídeo que os adjunto, que se le relacionaba con narcotraficantes, organizaba extorsiones y comandaba una banda. Pero no, no. Él lo niega y recurre al clásico de: “la policía se lo inventa” y al no menos interesante: “lo que tenéis que hacer es ir a buscar pederastas”. Y dejarme tranquilo a mi, que haga lo que me plazca, ¿no? Un campeón.

Por cierto, en la perla que os pongo aquí abajo, fijaos en el minuto 6:52, como el amante de los animales, hace con los dedos el gesto de disparar con un arma a la cámara, casualmente, justo después de mostrar el “fuck the police” que lleva tatuado en la palma de la mano.

En fin, no me extiendo más, pero una vez más, Mediaset ha estado a la altura. Ha conseguido sacar a un energúmeno a la palestra, un bufón para la audiencia y una vergüenza para la vista y los oídos. Y un insulto y de los grandes, para cualquiera con dos dedos de frente.

3 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*