David Fernández, ETA y la CUP

David Fernández. Vamos a ponernos en antecedentes. Este señor salió a la palestra el año 2012 al ser elegido junto a dos miembros más como diputado del Parlamento de Cataluña bajo las siglas del partido CUP.

 El señor Fernández, se las dio desde sus iniciales apariciones como azote del régimen y casta política establecida, definiéndose como “antisistema” (cobrando del sistema) tanto verbalmente, como en sus incontables camisetas propagandísticas y en pro de todas las causas habidas y por haber.

Siguiendo con la línea del partido al que pertenece, es de aquellos de hablar mucho y hacer poco. De quejarse en abundancia para aportar lo justo y de, tener la capacidad de poder enumerar todo lo malo que existe en el panorama político actual (español, catalán y mundial ) pero cuando se requiere de su decisión y empuje tan verbalizado… solo sabe (él y su partido) poner palos en las ruedas. Y de los gordos.

 No es de extrañar, que dado su paso más que de puntillas por el Parlament de Catalunya y a riesgo de que sus votantes pensaran que habían desperdiciado su papeleta… Por allí en el 2013 usara una táctica de marketing que le valió salir en todos los medios: amenazar con una sandalia a Rodrigo Rato. Si señor. Un gran político este Fernández.
Supongo que si a alguien no le sonaba ya va haciendo memoria. Pues bien, aquí van unos cuantos datos que seguramente no conocían del ex diputado.

Trabajó en las revistas abertzales Ardi Beltza y Kale Gorria, cerradas las dos por la Audiencia Nacional en el marco de la lucha anti terrorista y entramado de ETA.

Salvador Sostres en su columna de El Mundo, afirmaba que al señor Fernández se le conocía en Barcelona como “el chófer de ETA”, dado que era el enlace de Herri Batasuna en Catalunya cuando la visitaba Otegui y los suyos.
Hablando de Otegui. El hombre de paz. Antes de que lo fuera, ya tenía una estrecha relación con David Fernández. Pero vamos a lo que realmente me escama, pues lo dicho hasta ahora pueden ser simples habladurías de una pluma con tinta demasiado azul (ya me entiendes) o datos banales, puesto que las acusaciones a una de las revistas fueron posteriormente revocadas.
El día de Sant Jordi del 2015, el señor Fernández se fue de fiesta con un ex miembro de ETA y no tuvo pudor alguno en posar con él en varias fotografías que podéis ver en este artículo. La misma sandalia que esgrimió en su mediática y pensada aparición con Rato, es la temática que centra la foto.

David Fernández, Fermín Muguruza y el etarra “Juanra”

Pero vamos a contar un poquito quienes son los dos que aparecen con él…

El señor que sale a la derecha es Juan Ramón Rodríguez Fernández alías “Juanra” o “Marc” como nombre de guerra. A parte de ser miembro de un grupo de música, a “Juanra” se le conoce por haber sido encarcelado desde el año 2000 hasta el 2007, por presunta pertenencia a ETA.

Juanra, según el informe de la Guardia Civil, fue detenido en Amsterdam para ser posteriormente extraditado y acusado de realizar labores de creación de infraestructura para la banda terrorista ETA en Holanda. Además, la Guardia Civil también lo acusaba de proporcionar al comando Gorbea (último grupo de ETA destacado en Barcelona) información sobre dos potenciales objetivos de atentados.

Y por otra parte, el otro señor que sale a la izquierda del señor Fernández, es el cantante Fermín Muguruza, miembro de Kortatu y Negu Gorriak y una de las figuras más influyentes en el panorama de la música rock vasca. Hay que decir que el señor Muguruza sí ha condenado públicamente la violencia de ETA.

Pero como dato curioso… Una de las canciones más conocidas de Kortatu es “Sarri, Sarri”. El nombre de la canción viene del apodo de un etarra, Joseba Sarrionandia, el qual se fugó el 7 de julio de 1985 de la prisión de Martutene (Guipúzcoa) junto a otro preso de ETA, Iñaki Pikabea, “Piti”.

La Asociación de víctimas del Terrorismo denunció a Fermín Muguruza por tocar esa canción en varios conciertos.

Ahí es nada.
Sin entrar en valoraciones personales (tranquilos, las habrá, pero en otro artículo), es totalmente vergonzoso, reprochable y escandaloso que un exmiembro del Parlament de Catalunya y el presidente de la Comisión de Investigación sobre el Fraude y las Evasiones Fiscales y las Prácticas de Corrupción Política, (más conocida como “Comisión Pujol”), le rodee una áurea gris en cuanto a sus inclinaciones y amistades políticas.


Pero ei, como siempre, aquí, no dimite (ni dimitió) nadie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*