¿Alfon Libertad? El delincuente hecho mártir

Si te hablo de “Alfon”, quizás no te suene o venga a ti tan solo un vago recuerdo. Si decimos “Alfon Libertad”, seguramente ya empiece a recordarte a algo. Y es que es habitual ver algunas paredes manchadas con esta frase, curiosamente, siempre cerca de alguna casa okupa. También es común, ver alguna camiseta con dicha frase, portada por algún pulgoso con cresta de colores.

El señor Alfonso Fernández Ortega, conocido como “Alfon”. Es un tipo al que detuvo la policía en Madrid, durante la huelga general del 14 de noviembre del 2012. ¿Qué por qué? Nada, minucias. Tonterías de este Estado opresor… el joven solo llevaba un explosivo casero. ¿Quién no ha salido de casa alguna vez con uno? Si es que también… se ponen quisquillosos estos policías…

Pintada en la pared, con la bandera antifascista y el logo de “Red & Anarchist SKINHEADS”

Según da por acreditado el Supremo, Alfon llevaba una bolsa grande de plástico, donde escondía un aparato explosivo, “con gran capacidad lesiva”, pues contenía un iniciador, dos botellas de gasolina y dos bombonas de gas, así como metralla.

Según la propia Sala de lo Penal del Tribunal Supremo: «La utilización de ese explosivo puede causar un daño letal, y al añadirle tornillos metálicos que funcionan como metralla, se pone de relieve que estaba destinado a causar graves lesiones e incluso la muerte de una o varias personas que se encontrasen cerca en el momento de la explosión».

Vaya, vaya con Alfon… y sí, la pregunta que te harás es obvia. Al menos para cualquier persona de bien y con dos dedos de frente. ¿Y que problema hay? Si lleva un explosivo, que acabe con sus huesos en la cárcel el tiempo que la justicia crea oportuno, ¿no? Pues no.

Se ha montado un cirio (por no decir circo), al rededor de este delincuente, digno de mencionar. En todo momento, él niega los hechos, alega que la policía se lo colocó a él, que pasaba por allí, vamos, el clásico “eso no es mío”, cuando te pillan con las manos en la masa. Su madre defiende a capa y espada a su hijo, y no se cansa de repetir a toda grabadora o micrófono que le pongan por delante, que todo se trata de “un montaje policial”, para después, verse incapaz de contestar coherente y lógicamente, a la pregunta de por qué esa “persecución”.

Según sus seguidores, Alfon, es un preso político

Pero, para entender un poquito mejor al “inocente” Alfon, creo que deberíamos repasar su historial, ya que, pese a que su madre evite comentarlo siempre que es preguntada por ello, tiene unos cuantos antecedentes penales. Por ejemplo, San Alfon, fue detenido por robo con violencia y agresión. Además, en 2010, también fue detenido por un delito contra la salud pública por tenencia de estupefacientes. Recordemos, que por llevar un porro no te detienen por salud pública, se ve que el “activista de barrio”, llevaba una buena cantidad de droga encima. 230 gramos de anfetaminas, para ser exactos. Por si todo esto te parecía poco, fue detenido también, por “atentado contra la autoridad”.

La frase utilizada por su madre para justificar tal curriculum, me encanta: “Mi hijo cometió errores, como todos los chicos de barrio, pero no es un delincuente”. Ahá…

Este DELINCUENTE, ha sido idolatrado por todas la fuerzas de izquierdas, como la viva imagen de la resistencia, la lucha de clase y la opresión del Estado (?) Incluso dirigentes políticos han apoyado su causa y dan veracidad a la sarta de sandeces que él y su madre han dicho. ¿Adivinas algunos nombres de los políticos? Venga, seguro que sí: Tania Sánchez (IU), Joan Tardá (ERC) (el que idolatra al etarra Otegui), Pablo Iglesias (Podemos), Alberto Garzón (IU). Y en todo este elenco de materia gris, no podía faltar: ¡Willy Toledo! No hay más preguntas, señoría.

Para acabar, decirle a la madre de Alfon que quizás, en vez de crear una asociación (que ya sabemos de que viven), en vez de decir que todo es una farsa, e inflarse a vender camisetas, pegatinas, pancartas y chapas, con la cara de su hijo. Quizás y solo quizás, debería haberlo educado mejor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*